lunes, marzo 26, 2007

Rediseño diario “El Siglo”

En Contexto Visual no hemos propuesto mostrar el diseño y sus manifestaciones, y en especial lo referente al campo editorial, de nuestra provincia (Tucumán), sin descuidar lo que pasa en Argentina y el mundo.
Cada trabajo que llega a nuestras manos lo observamos y lo analizamos con un espíritu crítico, tomándonos todo el tiempo necesario y poniéndole toda nuestra experiencia para sacarle al máximo todo lo que se pueda en beneficio de nuestros lectores.
Hoy, opinamos sobre el rediseño del diario "El Siglo" de Tucumán, una publicación que con mucho esfuerzo se fue imponiendo entre los tucumanos desde la década del 90 a la actualidad con altibajos logrando ubicarse en el segundo lugar en las preferencias de los lectores de diarios.

El desarrollo y el acceso a las comunicaciones en la actualidad nos permiten conocer las tendencias modernas en los nuevos medios gráficos y nos ayudan para alcanzar el mejor proyecto.
Las publicaciones se enriquecen y mejoran sus niveles de lectura con la incorporación de nuevas secciones, se insertan elementos gráficos e ilustraciones que ayudan a la mejor y más rápida interpretación de la noticia: indicadores de secciones, sumarios, bajadas, utilización del color y la fotografía, desarrollo de infografías, etc., distintivos que jerarquizan a las noticias y a la información.
Todo ello sumado a la necesaria teoría, a los ensayos previos, y al trabajo en equipo con las redacciones de los diario, nos permiten reducir los márgenes de error.



Tapa El Siglo de Tucumán

El proyecto
Se optó para sus páginas interiores un partido que tiene una apariencia antigua, y esto sumado a la selección tipográfica (Bookman para títulos y textos, con los títulos alineados al medio) nos entregan un proyecto gráfico desactualizado y sin focos de interés que contribuyan a la navegación de las páginas.
Las páginas interiores que se imprimen a una tinta se deja de lado el recurso de utilizar los tonos de grises para dar jerarquías y valores a sus elementos, un recurso que antes fue utilizado con acierto.
La utilización recurrente en tapa y todas las páginas, del icono de la Casa de la Independencia (Casa Histórica para los tucumanos) nos parece un tanto exagerada.
En portada lo relevante parece ser el estado del tiempo y el icono de la Casa de la Independencia, ello sumado a la consigna por debajo de la marca del diario confunde y pierde importancia por su tamaño haciendo confusa la lectura con los textos de anuncios breves.



Cabeceras El Siglo de Tucumán

El cuerpo central del diario y las secciones que lo integran están desordenadas y las portadas de los suplementos no presentan valores distintivos de interés.

Reflexión
Nos queda una sensación de un proyecto inconcluso que se merece un tiempo más de trabajo.
A nuestro criterio consideramos que las expectativas puestas en el rediseño no fueron alcanzadas.

Antonio Martínez y Raúl Madkur para Contexto Visual

7 comentarios:

Horacio Gambarte dijo...

Gracias muchachos: bastante claros los conceptos. Me dio la misma sensación de confusión.
Y sigo sosteniendo que El Tribuno debería hacer algo con sus diseños y, sobre todo, con los programas para que su gente trabaje más cómodamente.

Miguel de Bassols dijo...

Hola amigos de Contexto Visual. Comparto con ustedes la opinión del rediseño del diario El Siglo. Para los que nos apasiona el diseño editorial, cuando nos enteramos de un lanzamiento o un rediseño editorial de un producto se nos activa la circulación y estamos expectante para poder ver, analizar y disfrutar de lo logrado por nuestros colegas. Me quedó un sabor inconcluso y de poco actualizado. Uno espera ver cada vez más con todas las herramientas tanto gráficas como informativas que hoy en día se manejan, pero claro está que todo pasa por lo económico. Y para mantener una publicación dependemos del soporte de los anunciantes. Y hoy en día es muy difícil conciliar con los anunciantes y que estos a la vez vean a la publicidad como una inversión y no como un gasto. Hay que seguir mejorando para adelante.
Aprovecho esta intervención para comentarles a mis amigos de Contexto Visual que desde el año pasado se edita una publicación sobre el deporte motor tucumano. El principal objetivo es mostrar la actividad de los pilotos locales en las distintas categorías a nivel provincial, nacional e internacional en las que participan, con notas y graficas de muy buen nivel.
Con cuatro números ya publicados y la gran aceptación de nuestros lectores nos motivamos a darle un toque mas actualizado y ordenado a la publicación pronto a editarse. Desde el mes de enero que estamos trabajando para darle una nueva imagen para poder seguir apostando en un producto local que a la gente le guste.
Apenas este terminado prometo subirles un par de páginas para luego recibir los comentarios de colegas que quieran aportar sus palabras.
Hasta la próxima.
Saludos.

Julio Coronel dijo...

Che, de onda, pero no me gusto para nada el diseño de El Siglo. Es cierto, parece antiguo. Los colores, el celeste y el verde, las nubes, no, nada.

Mas claro que el agua el comentario, muchachos.

Anónimo dijo...

me parece que hay momentos en que el silencio es una opcion saludable. sobre todo por que alguno de los que hacen este blog, de alguna manera son "competencia" de el siglo trabajando en la gaceta
mas alla de lo bueno o malo del diseno de el siglo, el comentario suena a la vecina gorda que se rie del vecino flaco por que se compro un citroen, mientras la vecina gorda apenas tiene un fiat 600 mantenido a duras penas

con todo respeto, el diseno de la gaceta de bueno no tiene mucho tampoco.

Anónimo dijo...

espero que no haya censura con mi mensaje anterior

Contexto Visual dijo...

No guardamos silencio, porque hubo un compromiso de comentar el rediseño.

Y los que firmamos la nota del Rediseño del diario El Siglo de Tucumán, no tenemos ninguna relación con el diario La Gaceta.

Raúl Madkur y Antonio Martínez

Contexto Visual

ramiro alonso dijo...

Muchachos. Muy claros los conceptos y gracias otra vez por mostrarnos trabajos de diarios perisfèricos para los que estamos aburridos de las rutilantes apuestas de la metròpolis.
Salud